lunes, 8 de mayo de 2017



De MUSEO-BIBLIOTECA a MONOGRÁFICO de “RAFAEL ZABALETA”.
(Segunda parte).

Recepcionado el proyecto, se inicia la búsqueda, por parte del Ayuntamiento y los amigos, de los fondos necesarios para la construcción del edificio. Había que recabar de los organismos provinciales los fondos necesarios para la financiación del proyecto, pues el Ayuntamiento no podía asumir la totalidad del coste de construcción del edificio. Y aquí comienzan las dificultades y demoras. Al gobernador civil D. Felipe Arche Hermosa, no le satisface completamente el proyecto, que es enviado a los Servicios Técnicos Provinciales. Aunque se compromete con el proyecto y librar la oportuna subvención para llevar a cabo la construcción del edificio.    

Quesada 8 de Julio de 1954
Querido amigo Cesáreo:
En la primera ocasión hablaré con el gobernador del Museo. Si puedo persuadirlo de respetar el proyecto mejor, si no, hablaremos de esto con Pepe.

Rafael Zabaleta

El Gobernador Civil de Jaén Felipe Arche Hermosa, junto al alcalde de Quesada, Antonio Navarrete Magaña.
El proyecto se queda estancado, aunque Cesáreo R-AC y Zabaleta estaban dispuestos a aceptar cualquier modificación en el proyecto, con tal de que se llevara a cabo. Pero no contaban, con el cese en sus funciones del alcalde de Quesada, generándose de nuevo un vacío en la alcaldía del Ayuntamiento.

El 27 de septiembre de 1955, se nombra como nuevo alcalde al abogado, profesor y poeta, Antonio Navarrete Magaña, un admirador de la pintura de Zabaleta, que se mantendrá en la alcaldía hasta el 10 de octubre de 1966.

Quesada 19 de septiembre de 1955
Querido amigo Cesáreo:
Efectivamente, tenemos a Navarrete de alcalde y confiamos en que haga una labor inteligente.

Rafael Zabaleta

Han transcurrido cuatro años, desde que Cesáreo R-AC propusiera a Rafael Zabaleta la idea de construir en Quesada una Biblioteca-Museo. El proyecto se encuentra paralizado en el Gobierno Civil de la provincia, a falta de su aprobación o modificación, y a la espera de fondos para poder llevarlo a cabo, en su caso.

Con el pretexto de que el proyecto no se adaptaba a un supuesto “estilo andaluz”, un tanto más folclórico que el popular, se desestima este. En ese momento, los promotores, se encuentran ante la tesitura de olvidar la construcción del Museo-Biblioteca, o renunciar al proyecto de Pratmarsó y aceptar uno de acuerdo al criterio oficial. Ante la crítica situación, se opto por la propuesta de un nuevo proyecto, aunque se renunciase al espléndido trabajo del arquitecto Pratmarsó, que tan generosamente lo había realizado.

Por suerte, Rafael Zabaleta mantenía una cordial amistad con Felipe Arche, pues coincidían anualmente en los Cursos de la Universidad de Verano de Santander, de donde era natural. Posteriormente, en agradecimiento al apoyo y ejecución del proyecto, Zabaleta le regala al Gobernador Civil un óleo, en el que aparecía una vista de Santander desde el interior del Palacio de la Magdalena: "Ventana al mar", 1958 (61 x 50). Con anterioridad, ya le había regalado otro óleo: "Nocturno", 1953 (50 x 61). 

Maqueta del nuevo Proyecto para la Biblioteca-Museo de Quesada, de los arquitectos giennenses  Manuel Millán y López Rivera (frontal y trasera).

A partir de aquí, en octubre de 1959 la autoridad provincial encarga el proyecto al arquitecto giennense Manuel Millán (aunque tambien, firmado por el arquitecto-director Francisco P. López Rivera), con un presupuesto inferior. El proyecto se adapta mejor a aquel “estilo andaluz”, con una pérgola, un gran ventanal y una hilera de vigas salientes en  la parte alta de las paredes exteriores, aunque se mantiene la idea original de Museo-Biblioteca. En el otoño de este año 1959, se adjudican las obras al contratista Pablo Ponce Llavero, constructor residente en Baeza. Como emplazamiento se propone el solar existente al fondo del jardín de la plaza de la Coronación (solar del antiguo Convento de los Dominicos). Y un presupuesto de 500.000 pts., de las que la Comisión Provincial de Servicios Técnicos aportara 400.000 y el Ayuntamiento de Quesada, 100.000.

A comienzos del año 1960 se inician las obras del Museo-Biblioteca de Quesada, con la dirección del arquitecto Miguel Millán.

Concluida la recogida de la aceituna, con un enero de frío intenso y lluvia continua, Zabaleta decide trasladarse a Almería, pues sus anheladas salidas a la sierra y paseos por el campo, se hacen imposibles. 

El 26 de febrero, le escribe al alcalde y amigo Antonio Navarrete:

Querida amigo Antonio:
Te escribo desde Almería donde el día 11 tuve una cosa de corazón, por fortuna no grave y de la que estoy recuperado hace días. He preferido prolongar mi estancia en ésta por  el buen clima que disfrutamos.
El próximo martes día 1 pienso salir en el Taf para llegar a Los Propios alrededor de las 4 de la tarde. Haces el favor de procurar me espere un automóvil a dicha hora para que me acerque a Quesada. Si no hay taxis en Quesada avisas a Peal.
También te pasarás por mi casa para anunciar mi próxima llegada y que me esperen.
Recuerdos a los tuyos y amigos todos y un fuerte abrazo tuyo,
Rafael Zabaleta

Nos dice Navarrete: "Venia demacrado, con la mirada ausente y apagada, ligeramente encorvado y lento". Visita en Jaén al cardiólogo Tomás Fernández Amala, que le confirma la dolencia y le prescribe reposo absoluto y alimentación adecuada. 

En carta de Zabaleta, dirigida a una persona amiga:

Quesada 17 de abril de 1960
Ya empezaron a construir el museo-biblioteca, cuyas dos salas llenaré con óleos y dibujos. Esto de un museo en Quesada parece insólito, pero no tanto si te pones a pensar y los más reacios terminarán por aceptarlo.
Plaza de la Coronación de Quesada, a principios del año de 1960. Como se puede apreciar en ella, las obras han comenzado.
El 3 de Mayo se traslada a Madrid en compañía de su amigo Dámaso Rico, para ser ingresado por el doctor Placido Duarte y realizarle una serie de pruebas. El equipo médico de la clínica le ratifica el diagnostico y le prescriben un nuevo tratamiento. 

Encontrándose Zabaleta en Madrid, el Gobernador Civil, Felipe Arche, se desplaza a Quesada para inspeccionar la marcha de las obras de Museo-Biblioteca, donde lo atenderá el alcalde Antonio Navarrete.

Madrid, 24 de Mayo de 1969.

Querido amigo Antonio:
Recibí tu carta agradeciéndote tus noticias y recuerdo.
Ya veo cómo estuviste con el gobernador en mi casa, y que las obras del museo-biblioteca marchan normalmente.

Tras una breve convalescencia en la capital, vuelve a Quesada el 15 de junio. Regresa triste, abatido, demacrado, mermado de salud.

En la tarde del día 16, visita con el alcalde las obras del Museo-Biblioteca, del que ya se se insinuaba la primera planta. Zabaleta se encuentra cansado, lento en su andar, distraído, ajeno a la realidad, por lo que regresan pronto a su casa.  

El fallecimiento inesperado y sin testamento de Rafael Zabaleta, el 24 de junio de 1960, supuso un cambio en la distribución y asignación de espacios del edificio. Los familiares y herederos de Zabaleta aceptaron la voluntad del artista, manifestada verbalmente y en la correspondencia con sus amigos, de donar parte de sus obras a la Biblioteca-Museo.

Ayuntamiento de Quesada
5 de Julio de 1960
Sr. D. Rafael Laínez Alcalá

Mi distinguido amigo:

Con gran emoción hemos leído en este Ayuntamiento la carta que me envía con motivo de la muerte de nuestro querido amigo Rafael Zabaleta…

Ya están mediadas las obras del Museo que habrá de recoger en Quesada lo mejor de su obra, según su insistente voluntad.- Con esto honrará su pueblo la memoria de un hijo tan preclaro que tanto vivió y sintió las bellezas de estas tierras…
Fdo.- Antonio Navarrete Magaña (Alcalde de Quesada)

Debido a la generosa donación de los herederos, el edificio en construcción cambiará de uso, para convertirse exclusivamente en un Museo Monográfico del pintor quesadeño, con lo que los espacios dedicadas a biblioteca, depósito de libros y de exposiciones, pasaran, como todo el edificio, a destinarse a salas de exposición de la obra de Rafael Zabaleta. Para recordar este generoso acto de los familiares de Zabaleta, se colocó una placa de mármol en el vestíbulo del Museo, en la que dice: “En gratitud a la familia Zabaleta, a cuya generosidad se deben los cuadros de este museo”.


Proyecto de Escultura-Homenaje de Josep Mª Subirachs a Rafael Zabaleta, para ubicarlo en la fachada del Museo Zabaleta, o en el centro de la Plaza de la Coronación de Quesada.
Las obras del Museo, ya monográfico, avanza bien, pero lentas. En la carta de 20 de febrero de 1961 del alcalde Antonio Navarrete, a Cesáreo R-A, le comunica que se han suprimido algunos elementos de la fachada (por suerte); la pérgola de entrada, el ventanal, las vigas salientes y el relieve escultórico de la fachada, y se proyecta colocar en la parte izquierda de esta, una obra escultórica. El alcalde propone al escultor iliturgitano Antonio González Orea (1925-2004) para realizar la obra ("un hierro, de Paco Baños, muy simple, y una terracota de Orea"), y Cesáreo R-AC le ofrece la colaboración desinteresada del escultor catalán Josep María Subirachs (1927-2014), que le promete dirigir gratuitamente la realización e instalación de la obra (en piedra) que hayan elegido, de los bocetos que ha presentado. Pero ninguno de los dos proyectos se realizaran, por dificultades económicas y técnicas.


La planta del edificio definitivo tiene forma de uve truncada, orientada de oeste, la fachada, al este la trasera, donde queda un pequeño solar para una posible ampliación del mismo. La entrada nos lleva a un pequeño hall que da acceso a las dos salas superiores y al frente, a unas escaleras que distribuyen las dos salas inferiores. La iluminación de las salas es cenital, en las que se instalaron aparatos de aire acondicionado.


En el mes de junio de 1962, concluidas las obras, es visitado el Museo por el Director General de Bellas Artes, que quedara muy satisfecho con la edificación, y agradablemente sorprendido por su elegante belleza. El alcalde de Quesada, piensa celebrar la inauguración del Museo para el mes de septiembre de este año, pero lo cierto, es que nunca se llegó a inaugurar oficialmente el Museo Rafael Zabaleta.

A partir de estas fechas, y colocadas ya las obras donadas por los herederos, el Museo Rafael Zabaleta,  abrirá sus puertas a disposición del público que desee visitarlo. Tras casi diez años de esfuerzos e ilusión.


Las obras del Museo Zabaleta se encuentran distribuidas en sus dos plantas (dos salas por planta), quedando el vestíbulo y las paredes de las escaleras para contener algunos elementos decorativos (carteles y fotografías), relacionados con Zabaleta. 


En las dos salas superiores se colocaron las obras mas interesantes y representativas del pintor, de los años 40 y 50, junto a su caballete, paleta y pinceles, así como, algunos muebles y objetos de su propiedad. Y en la planta baja, los oleos de su época de formación (años 30), los dibujos de gran formato a tinta china y algunas acuarelas, junto a un arcón de nogal que contiene varios bloc con cientos de dibujos  y algunos oleos enrollados, sin clasificar, ni catalogar. 


Aunque no se encuentren en el Museo las mejores y mas representativas obras de Rafael Zabaleta, en gran medida de los años 50, sus fondos nos ofrecen un conjunto de inestimable valor, pues en el podemos apreciar la evolución completa de la obra pictórica del artista, sus tentativas y ensayos; y nos permitirá llegar a un completo conocimiento de su evolución técnica y personal. Un Museo monográfico con un valor didáctico excepcional, que nos presenta todo el proceso creativo, sus técnicas y modos de trabajo de este artista universal. 


Placa del ceramista y amigo Antoni Cumella i Serret (1913-1985), colocada a la entrada del Museo Zabaleta de la plaza de la Coronación de Quesada. Hoy día, se encuentra depositada en el almacén del nuevo Museo Rafael Zabaleta. 

"A veces pienso que el hombre verdaderamente creador, el poeta, no es más que un suicida que se salva porque es capaz de alcanzar la realidad de lo ideal, o sea, lo imposible. Hemos hablado de aquel mundo para poder hablar de éste sin llegar a la disolución, y hemos hecho pequeñas cosas tan increíbles como la materialización de uno de los sueños de Quesada: su Museo, tu Museo, el Museo de tus amigos, en el desierto, ..." ("Tres cartas a Rafael Zabaleta-II", CRAC).


Miguel A. Rodríguez Tirado
















No hay comentarios:

Publicar un comentario