viernes, 16 de marzo de 2018


“MATERNIDAD”, 1952.

“Maternidad” (100 x 81), 1952. Óleo sobre lienzo, firmado en el ángulo inferior derecho. Perteneció a la colección de uno de los herederos de Zabaleta, y el Museo Provincial de Jaén pudo adquirirlo en subasta en el año 2007, pagando por él 8.625.000 pts.

Durante el año 1952, Zabaleta pintó 21 óleos, de entre los que encontramos dos Maternidades. La primera de 81 x 65 cm (*Catalogación de Zabaleta  65 x 81 y el 11/21) propiedad de los herederos del pintor, depositado en el Museo ARTIUM de Álava; y  ésta que sería la segunda (*Catalogación de Zabaleta el 19/21), motivo de nuestro estudio. 


Obra de Rafael Zabaleta del primer periodo de los años cincuenta, donde el artista muestra su extrema preocupación por el dibujo y la estructura arquitectónica del motivo. Una maternidad arquetípica, de figuras hieráticas, símbolo visual de la iconografía monumental zabaletiana, que trasciende de lo local a lo universal.

La campesina que nos presenta en el óleo que se expone en el Museo de Jaén, de formas rotundas: “Es la de Jaén una potente mujer del campo, inserta en la tierra –un paisaje de geométricas lomas rojizas y amarillas- con anchas caderas y brazos poderosos que deja ver su seno con la camisa bajada hasta la cintura mostrando a su hijo de pie sobre un <altar> de piedras. Contrasta la blancura de piel del bebe con la tostada de la madre, pero coincidiendo ambos en su ausencia: no hay mas relación entre ellos que el jugueteo distraído del niño con el pezón del seno materno.” 1

La gama cromática de ella, algo mas velada, coincide con la del paisaje,  y la del niño, de un cromatismo complementario, se refleja en el horizonte, en un leve cielo rosa acarminado. Hay que destacar la fuerza de los amarillos y especialmente de los blancos, que se imponen sobre el lienzo, especialmente los del pañuelo, la camisa y la fachada del cortijo.

La campesina, “… como todas las femeninas del de Quesada, repleta de carnosidad, de erotismo, que paradójicamente, intenta cubrir con una falsa pudibundez para que, así, resalte aún más lo carnal. Pero, en mi opinión, no es la madre la protagonista del lienzo, sino el niño …” 2. Un niño que nos acerca, nos presenta y ofrece.

La fuerza plástica de los personajes imponen su frontalidad e hieratismo, detenidos en el tiempo, “Detrás, un paisaje casi incandescente cubre la superficie pictórica, sin dejar apenas cabida al celaje.”  3


La obra tiene a todas luces su antecedente en “La Madonna degli Alberatti” (1487) de Giovanni Bellini: el niño rubio, en igual postura de cabeza, cuerpo, pies y mano derecha. Aunque la idea primera, pudo haber nacido de la fotografía de su amigo Cesáreo Rodríguez-Aguilera Conde niño, en brazos de su madre, Josefa Aguilera Jerez, que presidía el salón de la vivienda del médico Basilio Rodríguez Conde, su padre, lugar habitual de reunión con los amigos íntimos de la familia, especialmente con Zabaleta. Esta fotografía fue improvisada, pues la madre no estaba peinada para la ocasión como en otras ocasiones, por lo que cubrió con una tela su cabeza. La fotografía fue realizada por el gran etnógrafo Arturo Cerdá y Rico (1844-1921), medico tambien y amigo de la familia, durante sus habituales viajes por el Guadiana Menor y Quesada. Esto sugerencia lo dejamos en el aire, a voluntad del observador.


En el Museo Zabaleta de Quesada, cuelga de sus paredes el apunte para esta Maternidad, de la que difiere solamente en un elemento: el cortijo.

Si volteamos 180º el lienzo, se destaca de forma velada una figura femenina bajo el niño. En sus pies, resalta un rostro de una joven muchacha de ojos almendrados.  Zabaleta, por causa desconocida, voltea el lienzo, se olvida de la obra  y pinta sobre aquella esta  excelente “Maternidad”.  


Encontramos en el año 1952 de la catalogación ológrafa de Zabaleta, dos óleos tachados, uno de ellos que denomina como “El niño y la mocita” (nº 8 de 21), es de las mismas dimensiones que esta “Maternidad” (nº 19 de 21): *81x100. Aquel sería el óleo o boceto subyacente que se encontraría bajo la “Maternidad” del Museo de Jaén. Por lo que podemos aseverar, que muy probablemente, debajo de esta, se encuentre el otro.


Sería de gran interés y utilidad para el estudio de este óleo de Rafael Zabaleta, el poder realizar radiografías con rayos X de él o aplicarle cualquier otra tecnología no invasiva (escáneres de espectroscopia de imágenes de reflectancia), claro, que nos haga visualizar la obra subyacente que se encuentra en esta “Maternidad” del Museo de Jaén.

1 ULIERTE, Luz de. “Zabaleta y el universo de la mujer”. Boletín nº 204 del Instituto de Estudios Giennenses. Diputación Provincial de Jaén, 2011, p. 342.
2 URBANO PÉREZ ORTEGA, Manuel. Conferencia “Los Zabaletas del Museo de Jaén”, del crítico de arte dentro de la programación “Los jueves del Museo”, Museo Provincial de Jaén. Con el mismo nombre, artículo en el Programa de Feria y Fiestas del Ayuntamiento de Quesada, 1992, (s. n.). 
3 GUZMÁN PÉREZ, María. “Rafael Zabaleta. Estudio Catalográfico. Óleos y Acuarelas”. Instituto de Estudios Giennenses. Diputación Provincial de Jaén, 2010, p. 104.


El óleo la “Maternidad” de 1952, fue expuesto en vida de R. Zabaleta en la:

- Exposición Galería Syra, Barcelona, octubre-noviembre de 1953, 22 óleos, número 7 (reproducido).

- Exposición Antológica de “Rafael Zabaleta, 1907-1960”, Catálogo Dirección General de Bellas Artes, Madrid, 1961-1962. Se reproduce a color “Campesina con su hijo. 1954" (erróneamente fechado en el Catálogo de la DGBA en 1954). Sin numerar.

- Exposición “Rafael Zabaleta” Museo del Parque, Bilbao, noviembre de 1955, 26 óleos, número 18.

- XXVIII Bienal, Venecia, 1956, 6 óleos, número 104 en el Catálogo de la Bienal (según María Guzmán Pérez, número 116).

*Zabaleta en su Catalogación y en muchos otros casos, ponía primero la anchura y posteriormente la altura, al contrario de lo que es habitual.


Miguel A. Rodríguez Tirado

No hay comentarios:

Publicar un comentario